Cargando duoestudios.es

Déjame presentarme. Mi nombre es Valentin. Viví en Roma durante el siglo tercero.. Eso fue hace mucho. En ese momento, Roma estaba gobernada por un emperador llamado Claudio. No me gustaba el Emperador Claudio, y no era el único. Muchas personas compartíamos estos sentimientos.

Claudius querría tener un gran ejército. Él se esperaba que los hombres se presentaran voluntariamente. Muchos hombres no querrían luchar en guerras. Ellos no querrían dejar a sus esposas y familiares. Como podrás adivinar, muy pocos hombres se apuntaron. Esto hizo que Claudio se pusiera furioso. Entones… ¿qué pasó? Él tuvo una loca idea. Él pensaba que, si los hombres no estaban casados, no les importarían unirse al ejército. Así que Claudio decidió no permitir más uniones matrimoniales/matrimonios. Los jóvenes decían que la nueva ley era cruel y yo, obviamente, no iba a apoyar esa ley.

¿He mencionado que yo era cura/sacerdote? Una de mis actividades favoritas era casar a las parejas. Incluso después de que el Emperador Claudio aprobase esa ley, yo segui haciendo ceremonias de boda – en secreto, claro. Era muy emocionante. Imagina una pequeña habitación solo con el novio, la novia y yo. Susurrábamos las palabras de la ceremonia, escuchando al mismo tiempo los pasos de los soldados

Una noche, escuchamos pasos. Que miedo! Gracias a Dios, la pareja a la que estaba casando escaparon a tiempo. Yo fui capturado. Me metieron en la cárcel y me dijeron que el castigo era mi muerte.

Intenté permanecer alegre. ¿Y sabéis qué? Cosas maravillosas pasaron. Algunas personas vinieron a la cárcel a visitarme. Me tiraban flores y notas por mi ventana. Querrían que supiera que ellos también creían en el amor.

Una de esas personas jóvenes era la hija de un guardia de la cárcel. Su padre le permitía visitarme en la celda. Algunas veces nos sentábamos y hablábamos durante horas. Ella me ayudo a mantener mis ánimos. Ella afirmo que hice lo correcto ignorando al emperador y que hiciera ceremonias secretas. El día que me iban a ejecutar, dejé a mi amiga una pequeña nota agradeciéndole su amistad y su lealtad. Lo firmé, “Con amor de tu Valentin”

Creo que esa nota comenzó la tradición de intercambiar mensajes de amor el Dia de San Valentín. Fue escrita el día que morí, el 14 de febrero del año 269 después de Cristo. Ahora, cada año en esa fecha la gente lo recuerda. Pero, lo que es más importante, piensas en el amor y la amisad. Y cuando piensan en el Emperador Claudio recuerdan cómo intentó interponerse en el camino del amor. Y se ríen porque saben que el amor no puede ser derrotado!

Historia traducida del inglés al español. Esta entrada ha sido comprobada y verificada previamente de su publicación por @estelamarin

Categorías: TIC

Alexandru Theodor Muntenas

Estudiante de la ESO en el IES Montevives. Miembro del Área de Altas Capacidades del IES Montevives y percusionista en la Banda Municipal Las Gabias. Aprender es una pasión : 9