Cargando duoestudios.es

Del Reino de los Francos al Imperio Carolingio

Creación y organización del imperio de Carlomagno

Estatua de Carlos Martel, mayordomo de palacio | De Arnaud 25 – Trabajo propio, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=11029837

Los reyes francos fueron dejando poco a poco el poder en manos de los mayordomos de palacio (altos funcionarios de la corte). El mayordomo más destacado fue Carlos Martel, que en el año 732, derrotó a los musulmanes en la Batalla de Poitiers. En el año 751, su hijo, Pipino El Breve, destronó al último monarca franco y se hizo coronar rey. Carlomagno le sucedió en el año 768.

Carlomagno sometió a los sajones, conquistó el reino lombardo de Italia y se apoderó de territorios en la península Ibérica. Además impuso el cristianismo a los pueblos sometidos. En el año 800, el papa le coronó como nuevo Emperador de Occidente.

Carlomagno estableció su residencia en Aquisgrán, desde donde gobernaba el Imperio, que organizó en condados y marcas:

  • Los condados eran territorios administrados por los condes, que tenían poderes políticos, económicos y militares
  • las marcas eran territorios fronterizos con un ejército, al mando de un marqués

El emperador nombraba directamente a los condes y marqueses, que debían jurarle fidelidad. También contaba con los missi dominici, una especie de inspectores que vigilaban a los condes, los marqueses y los obispos más poderosos.         

La partición del imperio

Estatua de Carlomagno en el Palacio de Versalles | De Benjamín Núñez González – Trabajo propio, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=35143002

A la muerte de un rey franco, el reino se dividía entre sus hijos. Los Carolingios continuaron con esta costumbre.

A Carlomagno le sobrevivió un único hijo, Luis el Piadoso. Cuando este murió el Imperio se dividió entre sus descendientes:

  • Carlos El Calvo recibió la parte occidental.
  • Luis El Germánico recibió la zona oriental.
  • Lotario heredó el título de emperador  y el territorio intermedio entre los otros dos.

Los hermanos se enfrentaron entre sí, hasta que en el año 843, firmaron el Tratado de Verdún, donde reconocían el reparto del Imperio.

Tras la muerte de Lotario, en el año 870, su territorio se dividió entre los otros dos reinos. Nacieron así el reino de Francia y el sacro Imperio Romano Germánico.

La debilidad de los Reyes

Una época de inseguridad

Hacia el año 1000, Europa estaba dividida en numerosos estados y reinos. Las guerras entre ellos debilitaron a los reyes y disminuyó su capacidad defensiva, qué facilito una segunda oleada de invasores que asolo Europa.

  • Los vikingos o normandos procedían de Escandinavia. Realizaron expediciones de saqueo, pero con el tiempo se establecieron en algunos de los territorios atacados. Así conquistaron las Islas Británicas, el norte de Francia y el sur de Italia.
  • Los magiares o húngaros provenían de las estepas de Asia. Llegaron a Europa con los pueblos eslavos. Mientras que estos se establecieron en la Europa Oriental, los magiares fundaron el Reino de Hungría.
  • Los sarracenos eran piratas musulmanes del norte de África que asolaban las costas europeas con sus saqueos con violencia.

Estos pueblos actuaban con gran violencia, lo que creo un clima de terror que se extendió por toda Europa.

El reducido poder de los reyes

En los siglos IX y X, las decisiones del rey afectaban solo a su patrimonio personal y su ejército era pequeño, así que, la defensa del reino dependía de los ejércitos privados.

Además, las fronteras de los reinos cambian con frecuencia. Tampoco tenía poder para cobrar impuestos en las tierras de sus vasallos. Su principal fuente de ingresos provenían de su patrimonio y de algunas de sus ciudades. Solo en algunas situaciones especiales, el monarca recibía ayuda de los nobles y de la Iglesia.

Como había hecho Carlomagno, los monarcas establecieron lazos personales con los nobles para asegurarse su fidelidad.

Carlos I de Orleans recibe el homenaje de un vasallo. Miniatura de un códice medieval. | De Archives Nationales, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=191663

En la Edad Media, los reyes se desplazaban por sus castillos para controlar el territorio acompañados de la Corte, grupos familiares, guerreros y consejeros. En las tareas del gobierno, se ayudaba de la curia o consejo real, formado inicialmente por familiares y amigos del rey.

El feudalismo

Siervos, vasallos y señores

Ante la violencia por parte de las segundas invasiones, los reyes se ven incapaces de defender sus reinos. Los campesinos buscan protección por parte del noble, ya que estos contaban con un ejército y un castillo para refugiarse en caso de ataque.

Por otra parte, el poder del rey estaba limitado a las tierras que controlaba directamente, como si fuera un noble más. Pero, los nobles estaban ligados al rey por un pacto de vasallaje.

El noble debe prestarle homenaje y se convertiría en vasallo, es decir, tenía que ser fiel, ofrecer ayuda militar y consejo en el gobierno. A cambio, el rey le ofrecía un feudo, las cuales estaban explotadas por los campesinos.

Al mismo tiempo, los nobles podían tener otros nobles como vasallos.

Esto provocó problemas. A veces, algunos nobles decidían no reconocer la autoridad del rey y luchaban contra él. Pero incluso, era todo lo contrario. A veces, los reyes querían apropiarse por la fuerza de las tierras de un noble.

El Feudo

Campesinos separando el grano de la paja con trillos manuales. Ilustración del siglo XIV (Tacuinum sanitatis). | De Desconocido – book scan, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=1638802

Los feudos eran las tierras que los nobles gobernaban y explotaban a través de los campesinos. Los señores feudales tenían derechos de jurisdicción sobre sus feudos y cobraban impuestos por el uso de todo lo que era propiedad del señor.

Dentro de los feudos, había dos tipos de tierras:

  • La reserva señorial. Era parte del feudo cuya explotación se reservaba al noble. Esta zona incluía el castillo donde vivía, tierras de cultivo, productos que se entregaban al noble, prados y los bosques. Los campesinos debían pedir permiso al noble para la caza o recogida de leña
  • Los mansos. Eran las tierras de cultivo que el noble daba a los campesinos para su explotación a cambio de la mitad las cosechas, tejidos, animales, dinero obtenido…

La nobleza

La sociedad estamental

La sociedad medieval se organizaba en tres grupos llamados estamentos:

  • La nobleza estaba compuesta por los caballeros y familias. Su función era defender la población.
  • El clero estaba formado por los monjes y los sacerdotes, estos rezaban para obtener la salvación espiritual de las personas.
  • El pueblo estaba formado por campesinos, artesanos y comerciantes. Estos producen lo que la población necesitaba.

A cada estamento, excepto en el caso del clero, se pertenecía por nacimiento.  La nobleza y el clero constituyen los estamentos privilegiados porque no pagaban impuestos y se les aplicaba leyes especiales. Estos también controlaban los cargos de administración. El resto, carecía de privilegios.

Los nobles

Los nobles se dedicaban a la guerra. Desde pequeños han sido impulsados en el aprendizaje de la lucha. Empiezan como pajes, con el paso del tiempo, se convierten en escuderos, y cuando son mayores, caballeros privilegiados. En caso de guerra, el rey les pedía ayuda y estos acudían. El ejército formado se llama mesnada.

La función primordial de las damas de la nobleza era contraer matrimonio y tener hijos para continuar el linaje (es decir, seguir el “curso familiar”)

Los nobles vivían en los castillos, que servían de refugio a los campesinos en caso de ataque. Contaban con numerosas dependencias, pero la construcción más importante era la torre del homenaje, que obviamente, era donde vivía el señor y su familia.

Los campesinos

Siervos y campesinos libres

En la Edad Media, una gran parte de la población es campesina, pero solo unos pocos poseían tierras. La mayoría vivía en un feudo y trabajaba para un señor noble o eclesiástico. Sin embargo, no todos los campesinos tenían la misma situación.

Algunos eran siervos y estaban completamente sometidos a la autoridad del señor. Trabajaban gratuitamente para él, cultivando las tierras de la reserva señorial o encargándose de los trabajos domésticos. A cambio, recibían alimentos del señor, pero apenas podían sobrevivir.

Los siervos no podían casarse ni abandonar el feudo sin el permiso del señor. La condición de siervo se heredaba de los padres a los hijos.

Otros eran campesinos libres. Vivían en las aldeas, decidían sus actos personales y podían abandonar el feudo. Trabajaban en los mansos y, a cambio, pagaban unas rentas al señor, pero disponían del resto de la cosecha. También pagaban el diezmo (una especie de impuesto) a la iglesia.

A veces los campesinos se rebelaban contra sus señores buscando mejorar su situación de vida

El trabajo en el campo

Era muy duro. Toda la familia estaba trabajando, incluidos los niños y los ancianos. Utilizaban herramientas muy básicas, como hoces, guadañas, azadas…

Solo disponían del abono proveniente del ganado, así que dejaban descansar la tierra. Cada año se cultivaba únicamente la mitad de la tierra y se dejaba la otra mitad en barbecho (sin cultivar) para que la tierra recuperara la fertilidad. Por eso, los rendimientos agrícolas eran muy bajos.

Cultivaban sobre todo cereales: con el trigo elaboraban pan y con la cebada, cerveza. Además plantaban legumbres y hortalizas. Algunos campesinos poseían también unos cuantos animales.

A partir del siglo XI, la producción agrícola creció. Se talaron bosques y se desecaron tierras para aumentar las superficies cultivables. Además introdujeron algunos avances en la agricultura, como el arado de vertedera, la rotación trienal de cultivos y se amplió el regadío.

La vida en la aldea

Los campesinos vivían en pequeñas aldeas. Su tamaño era variable. Alrededor de las aldeas se solían disponer los campos de cultivo en forma de anillos concéntricos. En el primer anillo, cerca de las casas se encontraban los huertos familiares. Más allá, se extendían los viñedos, los olivares y los campos de cereal y finalmente, se hallaba el bosque, dónde los campesinos obtenían frutos, animales, miel…

Las viviendas eran sencillas y pequeñas. Se construían con adobe y madera y se cubría el tejado con cañas y paja. En el interior se diferenciaban dos espacios: uno para el ganado y otro para la familia, que servía de varias habitaciones. En este último se encontraba el fuego u hogar.

Los campesinos eran autosuficientes (producían lo que necesitaban) Se alimentaban de sus cultivos y se vestían con la ropa que las mujeres tejían. Ellos mismos levantaban sus casas y realizaban su mobiliario, que eran pocos.

El nivel de vida era muy bajo. Comían mal y carecían de medicinas. Las enfermedades, a menudo, eran mortíferas / letales y la vida era muy corta, los que superaban los 40 años, se consideraban ancianos.

El poder de la Iglesia

La organización del clero

El clero estaba dividido en clero secular y regular, es decir, el clero secular estaba formado por los Cardenales, los obispos, los arzobispos y los sacerdotes. Mientras que el clero regular estaba entre integrado por las órdenes religiosas, encabezados por un abad o una abadesa

Al frente de la iglesia estaba el papa, quién gobernaba los Estados Pontificios. Era la máxima autoridad religiosa de la cristiandad.

La influencia de la Iglesia

La Iglesia tenía un gran poder político y económico. Los papás intervenían en los asuntos de los Estados cristianos y media van en las disputas entre los reyes. Gran parte de las tierras estaba en manos de los monasterios y las catedrales, que cobraban rentas a sus siervos. Además, los campesinos entregaban obligatoriamente a la Iglesia el diezmo, una especie de impuesto.

La Iglesia intervenía hasta en las guerras. Establecía periodos llamados treguas de Dios, los que estaba prohibido luchar y organizaba ejercicios para combatir por motivos religiosos.

La extensión de la cristiandad

En la Edad Media toma la mayor parte de Europa profesaba el cristianismo. Por eso se conocía a estos territorios como cristiandad. Entre los siglos XI y XIII la Europa cristiana amplió sus fronteras. La expansión de la cristiandad no se limitó al territorio europeo.

Las Cruzadas, que eran intervenciones militares organizadas por el papa y los reyes para conquistar Tierra Santa a los musulmanes, la extendieron más allá de las fronteras europeas. La primera cruzada se desarrolló entre 1095 y 1099. Ocupación de Jerusalén por los turcos toma el papa Urbano II llamo a los cristianos para liberar Tierra Santa. Muchos caballeros, y o por la ambición, tomaron la ciudad en 1099. Tras esta cruzada le siguieron otras siete.

Los cruzados fundaron reinos en Tierra Santa y crearon para su defensa órdenes militares.

Algunos lugares del cristianismo atrajeron peregrinos. Principales centros de peregrinación eran Jerusalén, Roma y Santiago de Compostela.

El arte, la arquitectura, la escultura y la pintura románica

La Iglesia influyó profundamente en el arte medieval. El objetivo de las obras de arte era promover un acercamiento de los fieles a Dios, no sabía leer y por tanto no tenía acceso a los textos sagrados. El arte románico nació en Francia y se desarrolló principalmente durante los siglos XI y XIII. Y que si fue el estilo de la mayoría de los edificios construidos a lo largo de las rutas de peregrinación.

Edificios de aspecto compacto

Los principales edificios románicos eran las iglesias, las catedrales y los monasterios, y se construían de piedra. Como los edificios eran grandes y las cubiertas de madera se incendian con facilidad, los maestros canteros recuperaron técnicas romanas para cubrirlos con piedra, como las bóvedas de cañón y de arista, y las cúpulas. Las cubiertas descansaban en arcos de medio punto y gruesas columnas y pilares. Aun así, necesario reforzar el edificio para evitar que se cayese. Para ello los arquitectos tuvieron la idea de construir muros muy gruesos y construir contrafuertes en el exterior. Esta forma de construir hacía que los edificios mostrase un aspecto sólido y que tuvieran poca luz natural en el interior.

Las iglesias románicas

Los templos románicos solían tener planta de cruz latina para recordar la cruz en la que murió Jesús. El brazo largo de la Cruz podía estar formado por una o varias naves, por arcos de medio punto. Las naves terminaban en un ábside. El brazo largo, llamado transepto, también podía tener varias naves. En las iglesias se construyeron a lo largo de las rutas de peregrinación, como las de San Sernín de Toulouse o Santa Fe de Conques, ambas en Francia.

Esculturas con una función didáctica

Como gran parte de la población era analfabeta, es decir, que no sabía leer ni escribir, está aprendía sobre la religión a partir de las esculturas. Estás estaban pensadas para que los fieles conocieran los contenidos y los personajes de las Sagradas Escrituras. Por ello, la Biblia era la fuente de la que se extraía la mayoría de los temas.

Las esculturas románicas presentan las siguientes características:

  • Se adaptan a la arquitectura
  • Las figuras eran esquemáticas y poco naturales, es decir, no mostraban la realidad tal y como es
  • Estaban policromadas, es decir, que se empleaban varios colores.

La mayor parte de las esculturas eran relieves que cubran capiteles, tímpanos, arquivoltas, etc. En estas se representaban narraciones de la Biblia, animales reales y fantásticos, vegetales entrelazados, escenas de la vida cotidiana, etc.

También se realizaron esculturas exentas, atentamente imágenes de la Virgen con el Niño. No tenía mucha expresividad, no había relación entre las figuras.

Una pintura religiosa

La mayoría de los templos románicos estaban pintados tanto en su exterior como en su interior. La pintura románica tenía también una función religiosa y didáctica y estaba supeditada a la arquitectura. Se realizaron tres tipos de pinturas:

  • Pintura mural
  • Pintura sobre tabla
  • Miniaturas

La pintura románica presenta las siguientes características:

  • Las figuras eran esquemáticas y planas
  • Se empleaban colores intensos
  • No tenían paisajes apartado los personajes estaban jerarquizados, es decir, los más importantes tenían mayor tamaño
  • Se pintaban sobre todo temas religiosos. Dos motivos muy frecuentes eran la imagen del Pantocrátor, es decir, Jesús como juez dentro de una almendra o mandorla, a veces rodeado del tetramorfos. Y de la Virgen con el Niño. También se representaba santos, monstruos y animales imaginarios
Frontal de Durro © Museo de Arte de Cataluña
Categorías: AprenderGeografía e historia

Alexandru Theodor Muntenas

Estudiante de la ESO en el IES Montevives. Miembro del Área de Altas Capacidades del IES Montevives y percusionista en la Banda Municipal Las Gabias. Aprender es una pasión : 9