El gobierno del reino

Todos los territorios que formaban la Corona de Castilla tenían unas instituciones comunes y las mismas leyes.

La persona más importante del gobierno era el rey. El monarca castellano disfrutaba de más poderes que los demás reyes de la península, pues podía declarar la guerra, elaborar leyes y juzgar los delitos. El rey se rodeaba de un grupo de personas que formaban la corte.

El monarca ejercía el gobierno con la ayuda de los grandes nobles y las Cortes. En el siglo XIV, se crearon la Audiencia (tribunal de justicia) y el Consejo Real.

Las cortes castellanas reunían a la nobleza, clero y los representantes de las ciudades. No disponían de tanto poder como el rey, pero su principal cometido era discutir y votar los impuestos solicitados por el rey.

La administración municipal

Al tiempo que crecía el poder económico de las ciudades, fue ganando importancia también la administración municipal. El órgano municipal más importante en la Corona de Castilla era en concejo, pero el gobierno recaía en los regidores, cuyo cargo era de para toda la vida Junto a los alcaldes, jueces o merinos formaban el ayuntamiento.

A finales del siglo XIV aparecieron los corregidores, unos funcionarios cuya función era representar al monarca en las ciudades y, además, poseían funciones militares y judiciales.

La economía

¿A qué se dedicaba la mayoría de la población en esta época? A la agricultura. Esta, junto a la ganadería, eran las actividades más importantes. El clima extremo y la escasa población favorecieron a la cría de la oveja merina, cuya lana es de alta calidad. Esta se empleaba en la industria textil o se exportaba. Los rebaños eran trashumantes y recorrían la península a través de caminos llamados cañadas.

Cañadas de la corona de castilla. Fuente: www.segoviaunbuenplan.com

En verano, estos se dirigían a los prados de la Cordillera Cantábrica y en invierno, al sur.

Los nobles y los caballeros de las órdenes militares eran propietarios de grandes rebaños. Los ganaderos se reunían en unas asambleas llamadas mestas para tratar las cuestiones de su oficio.

En 1273, Alfonso X reconoció el Honrado Concejo de la Mesta y le concedió numerosos privilegios. Esta asociación adquirió muuuucho poder.

La venta de lana y de paños desarrolló la artesanía y el comercio. Esto provocó que las ferias comerciales tuvieran gran auge, como la de Medina del Campo en Valladolid.

La crisis del siglo XIV

Las malas cosechas, las hambrunas y las pestes que sucedieron desde finales del siglo XIII en Castilla, dio lugar a que la población disminuya y muchas tierras se abandonaran. El malestar de la población provocó revueltas e injustas persecuciones contra los judíos.

Los ingresos de los nobles disminuyeron con la crisis demográfica, así que elevaron las rentas por sus tierras para compensar esa pérdida. Estas medidas provocaron revueltas campesinas.

Algunos nobles se enfrentaron entre sí para acaparar las tierras de sus rivales. Además presionaron a los reyes y se sublevaron para que estos les cediera tierras. Unas de las rebeliones las encabezó Enrique de Trastámara contra su hermano, el rey Pedro I. La guerra acabó con la muerte del rey y con la entrada de Enrique II, que inauguró en Castilla la dinastía Trastámara.

Los partidarios de Enrique recibieron tierras y títulos nobiliarios, pero los enfrenamientos entre la nobleza y la monarquía continuaron. Aun así, la situación de la Corona de Castilla mejoró a finales del siglo XIV y los reyes lograron conquistar Gibraltar

Categorías: AprenderGeografía e historia

Alexandru Theodor Muntenas

Estudiante de la ESO en el IES Montevives. Miembro del Área de Altas Capacidades del IES Montevives y percusionista en la Banda Municipal Las Gabias. Aprender es una pasión : 9