La monarquía absoluta de Luis XIV

En el siglo XVI los monarcas euripeos trataron de imponer el absolutismo, es decir, consideraban que su poder les había sido otorgado por dios y que rean sus representantes en la tierra. Esto les daba un derecho de tener un poder ilimitado. El monarca podía controlar todos los poderes del estado. Luis XVI, llamado el Rey Sol (1643 – 1715), fue el monarca absolutista que imitaron otros reyes. Consolidó su autoridad a través de varios medios:

  • Ejerció el poder de forma persona.
  • Sometió a los nobles
  • Impulsó la centralización
  • Eliminó la disidencia religiosa, es decir, persiguió a los calvinistas y sometió a la Iglesia francesa a la autoridad del rey.

La hegemonía francesa

La política exterior de Luis XIV tuvo como objetivo consolidar la hegemonía francesa. Para ello, amplió sus territorios, principalmente a costa de los Habsburgo, lo que hizo que se viera inmerso en guerras con España, las Provincias Unidas y el Sacro Imperio.

También creó un imperio colonial en América. A comienzos del siglo XVII, los franceses fundaron Quebec. Desde allí se extendieron hacia el oeste. No obstante, pronto surgieron los enfrentamientos con los colonos ingleses.

Las dificultades económicas

Los elevados costes de varios factores, como la agresiva política exterior, el mantenimiento de la corte… supusieron gastos enormes. Para afrontarlos, el ministro de Luis XIV, Jean Baptiste Colbert, emprendió varias reformas:

  • Estableció normas para controlar la calidad de los productos
  • Fundó manufacturas reales
  • Creó compañías comerciales
  • Elevó las tarifas aduaneras
Categorías: AprenderGeografía e historia

Alexandru Theodor Muntenas

Estudiante de la ESO en el IES Montevives. Miembro del Área de Altas Capacidades del IES Montevives y percusionista en la Banda Municipal Las Gabias. Aprender es una pasión : 9