El gobierno de los válidos

Los monarcas del s.XVII no se ocupaban directamente en las tareas del gobierno, sino que las delegaron un valido, una especie de ministro que contaba con la confianza del rey.

Felipe II nombró válido al duque de Lerma, que tuvo que hacer frente a la crisis financiera, provocada por los enormes gastos MILITARES, las DEUDAS y la EXPULSIÓN DE LOS MORISCOS. Convencido que todo esto supondrían una ruina total de la monarquía, trató de alcanzar acuerdos de paz.

El conde-duque de Olivares asumió el cargo de válido desde el comienzo del reinado de Felipe IV. Se propuso restaurar la hegemonía española, lo que provocó que se reanudaran las guerras. Para mejorar la situación, la monarquía intentó realizar varias reformas:

  • Plantearon una reforma financiera para frenar los gastos.
  • Para afrontar el esfuerzo militar se diseñó en 1625 la Unión de Armas
  • Quiso reforzar el poder real

Grandes probleas internos

A nivel interno, la monarquía afrontó la expulsión de los moriscos y las revueltas de PORTUGAL y CATALUÑA.

Se sospechaba de que los moriscos colaboraban con los turcos, por lo que, en 1609 se decretó su expulsión y alrededor de 275.000 moriscos abandonaron España.

En la década de 1640 estallaron varias rebeliones que llevaron a la monarquía en una profunda crisis. Las más importantes fueron las de PORTUGAL y CATALUÑA

Rechazó la unión de Armas y provocó una revuelta que finalmente fue sofocada
Al mismo tiempo, la situación de Portugal empeoraba por la presión fiscal que suponía la Unión de Armas. Aprovechando la sublevación de Cataluña, estalló una revuelta, y gracias a las potencias europeas, Portugal se independizó.

Una economía en crisis

España vivió una importante recesión económica en el siglo XVII:

  • La producción agrícola y ganadera se redujeron
  • Las actividades artesanales decayeron
  • El comercio americano se contrajo

Como consecuencia, los ingresos de la Hacienda Real se redujo y los reyes continuaron endeudándose y cuando no pudieron pagar, declararon bancarrota.

El final de la dinastóa de los austrias

Carlos II no tuvo hijos, por lo que en los años finales de su reinado había ya dos candidatos dispuestos a sucederle: el francés Felipe de Borbón y el archiduque Carlos de Austria.

Carlos II murió en 1700. En su testamento nombró heredero a Felipe de Borbón, nieto de Luis XIV de Francia. Este hecho desencadenó la guerra de Sucesión en 1701, que terminó en 1713, con el triunfo de la dinastía Francesa de los Borbones

Categorías: AprenderGeografía e historia

Alexandru Theodor Muntenas

Estudiante de la ESO en el IES Montevives. Miembro del Área de Altas Capacidades del IES Montevives y percusionista en la Banda Municipal Las Gabias. Aprender es una pasión : 9