|

Un tiempo de exploraciones

En la Edad Media son muy apreciados los productos de extremo oriente. Los mercaderes los traen a través de la ruta de la seda, que une Constantinopla con China. En 1453 los turcos conquistaron Constantinopla, ocuparon el imperio bizantino y la ruta de la seda quedó interrumpida. Los portugueses tuvieron que buscar rutas alternativas.

A lo largo del siglo xv se desarrollaron instrumentos que facilitaron la navegación:

  • La brújula: permitió navegar sin tener la costa a la vista, facilitó la navegación en la noche y los viajes se hicieron más cortos.
  • El astrolabio y el cuadrante: permitieron medir la latitud.
  • La corredera y la ampolleta: permitieron medir a la velocidad que navegaba el barco.
  • Los portulanos: son cartas náuticas que representan las costas, las rutas marítimas y los obstáculos que tienen que saber los marineros para navegar.
  • La carabela: es un nuevo modelo atómico que incorporaron un timón en el eje para mayor maniobrabilidad. Es más segura, más ligera y con mayor capacidad de carga.

Las exploraciones portuguesas

Desde principios del siglo XV, Portugal quería encontrar una ruta que no usaran los italianos ni los musulmanes y evitar navegar por el mediterráneo. Los portugueses pensaban que podían hacerse con la ruta de la seda y de las especias.

El gran impulsor de este proyecto fue el Infante Enrique, el navegante. Para salvar la inexperiencia de los marineros y el miedo a navegar hacia el sur de áfrica creó una escuela náutica donde se formaron las tripulaciones y cartógrafos de todo el mundo realizaron precisos mapas.

Los portugueses avanzaron poco a poco. tras la conquista de Ceuta (1415) descubrieron las islas madeira (1419) y azores (1431) que incorporaron al reino de Portugal.

En 1434 doblaron el cabo Bojador, en 1446 ocuparon las islas de Cabo Verde y en 1460 se adentraron  en el golfo de guinea.

En 1482, Diego Cao descubrió la desembocadura del río congo y en 1487, Bartolomé Díaz alcanzó el cabo de buena esperanza en el extremo sur de África, lo que dejaba abierto el paso hacia el océano índico.

Cristóbal Colón propuso al rey de Portugal una nueva ruta para llegar a Asia viajando hacia el oeste. Sin embargo, el éxito de Bartolomé Díaz al doblar el cabo de Buena Esperanza provocó que el rey rechazara su petición.

En 1497, partió desde Lisboa una flota de cuatro navíos al cargo de Vasco de Gama. Tras un año de viaje, este llegó a la India.

Más tarde, en 1500, Pedro Álvares Cabral descubrió Brasil por casualidad. Dadas a las condiciones climatológicas, este se separó bastante de su ruta.

Los portugueses crearon un gran imperio marítimo, defendido por Factorías Costeras, que servían para asegurar el abastecimiento de las naves y control de comercio.

Las exploraciones castellanas

El descubrimiento de América

Cristóbal Colón estaba convencido de que la tierra era esférica y de que era posible llegar a Asia navegando hacia el oeste. Este presentó su proyecto al rey de Portugal, pero este lo rechazó.

Tras eso, Colón fue a Castilla, donde los reyes católicos decidieron financiar su proyecto. La expedición fue formada por 2 carabelas y una nao. Partió el 3 de agosto de 1492 del puerto de Palos de la Frontera. Se dirigió primero a las Islas Canarias y luego zarpó un mes más tarde.

Después de varias semanas sin ver la tierra, el 12 de octubre de 1492 llegaron a la costa. Colón pensaba que había llegado a Japón, pero sus cálculos eran incorrectos, la tierra era más grande de lo que pensaba. Realmente, había llegado a la actual San Salvador. Desde esta, comenzó a recorrer varias islas y luego regresó a Castilla.

Colón murió convencido de haber llegado a las indias, pero el navegante italiano, Américo Vespucio demostró que aquellas tierras pertenecían a un nuevo continente. En el s. XVI, recibió el nombre de América en su honor.

El reparto del mundo

La rivalidad entre los reyes de Castilla y Portugal llevó a los reyes católicos a acudir al papa para que decidiera acerca de los derechos de las tierras que iban descubriendo. 

Finalmente, Castilla y Portugal firmaron el Tratado de Tordesillas en 1494. En este se decidió trazar un meridiano de 370 leguas, al oeste de las islas Azores. Las tierras situadas al oeste del meridiano serían para Castillas y en el este, para Portugal.

Los descubrimientos supusieron la creación dos grandes imperios ultramarinos.

La primera vuelta al mundo

En 1519, Fernando de Magallanes partió de Sevilla para encontrar un paso entre el Atlántico y el Pacífico que permitiese llegar a las islas Molucas.

Magallanes y su tripulación bordearon el continente americano hacia el sur. En 1520 cruzaron el estrecho que unían ambos mares, que lo bautizaron como el estrecho de Magallanes. Al llegar a las islas Filipinas, murió Magallanes. Este fue sustituido por Juan Sebastián Elcano. Este alcanzó las Islas Molucas y llegó a España en 1522 bordeando África.

Sociedad y economía

Tras la crisis demográfica del siglo XIV, la población europea comenzó a recuperarse.

La natalidad y la mortalidad continuaron elevadas, pero la población creció lentamente. En 1500, casi había alcanzado en Europa la población que había antes de la peste negra del siglo XV. Esto fue gracias a la mejor alimentación y a que se reducieron las infecciones por epidemias.

El auge de la burguesía

La sociedad de la época siguió dividida en tres estamentos. La nobleza y el clero continuaron siendo los estamentos privilegiados.

Dentro del estamento no privilegiado, la burguesía alcanzó un gran privilegio. Los grandes comerciantes y banqueros amasaron enormes fortunas y emparentaron con la nobleza.

Los artesanos y los pequeños comerciantes vivían modestamente, y los campesinos siguieron soportando unas duras condiciones de vida. Aun así, en Europa occidental mejoraron su situación, pues dejaron de ser siervos.

Una época de prosperidad económica

Los siglos XV y XVI fueron una época de prosperidad. El crecimiento de la población provocó que la demanda alimenticia aumentara. Esto dio lugar a que la producción agrícola aumentara.

También se incrementó la demanda de los productos y se desarrollaron las actividades manufactureras. La apertura comercial del Mediterráneo después del final de las cruzadas y los descubrimientos geográficas potenciaron los intercambios comerciales.

Nuevos instrumentos económicos

Taula de Canvi de Barcelona, el primer banco público de la Historia

Momento storitain.

Tras el descubrimiento de América y de las nuevas rutas hacia Asia (si no sabes a lo que me refiero, haz clic aquí). Las empresas tenían que realizar grandes inversiones, pero suponían un alto riesgo, porque muchos barcos naufragaban y otros eran atacados por los piratas. Ante esta situación, los comerciantes se asociaron en compañías mercantiles para compartir tanto los beneficios como las pérdidas.

Además, los banqueros facilitaron el uso del crédito a los comerciantes y extendieron el uso de los cheques y de las letras de cambio, que permitieron realizar operaciones comerciales sin necesidad de disponer dinero en metálico. La actividad fue adquiriendo gran importancia. A partir del siglo XV, surgieron, junto a la banca privada, los bancos públicos.

América Precolombina

Cuando los españoles llegaron a América encontraron un territorio habitado por una gran variedad de pueblos. Estos pueblos recibieron el nombre de precolombinos, porque vivían en el continente americano antes de la llegada del famosísimo Cristóbal Colón. La mayor parte de los pueblos precolombinos eran pequeñas tribus con formas de vida primitivas (ej: carives, taínos…). Pero había otros que habían desarrollado grandes civilizaciones (ej: mayas, incas, aztecas…).

Los mayas

Poblaban la península de Yucatán y otros territorios de los actuales México, Guatemala, Belice, El Salvador y Honduras.

Alcanzaron su esplendor entre los años 300 y 900 de nuestro calendario. Después, las guerras y luchas por el poder provocaron su decadencia.

No formaron un Estado, sino que estaban organizadas en ciudades independientes, gobernadas por un jefe supremo. Como no, la sociedad era muy heterogénea.

Los mayas eran artesanos muy hábiles, pero su economía se basaba en la agricultura. Cultivaban maíz, algodón, cacao, tomate y otros productos. El comercio entre ciudades era muy activo.

Los mayas eran politeístas (es decir, que creían en muchos dioses). Los sacerdotes estudiaban las estrellas para predecir el futuro. Destacaron como brillantes matemáticos, astrónomos, arquitectos y escultores. Desarrollaron la escritura, crearon calendarios de gran exactitud y edificaron palacios y templos con forma de pirámide escalonada.

Los Incas

Los incas, asentados en la cordillera de los Andes, crearon un vasto imperio que abarcó parte del territorio de los actuales Perú, Bolivia, Ecuador, Argentina y Chile.

La autoridad máxima la ejercía el inca, considerado hijo del Sol. La sociedad era también heterogénea.

El pueblo estaba compuesto por los artesanos, que destacaron como orfebres y alfareros. Y por los campesinos, que crearon terrazas escalonadas para poder cultivar en laderas de las montañas. Cultivaban principalmente maíz y patatas.

Los incas obtenían de las llamas y alpacas alimento y lana para confeccionar ropa. Estos animales servían también como medio de transporte.

Eran politeístas. Entre sus dioses principales se encontraban Viracocha, que era el dios creador, e Inti, el dios del Sol.

Las construcciones Incas son de grandes proporciones. Edificaron templos, palacios, fortalezas, como Machu Picchu y una red de caminos de 40 000 km.

Los aztecas

Los aztecas eran un pueblo de guerreros que poblaban el valle de México desde el siglo XII. Cobraban tributos a los pueblos vencidos y solían sacrificar a los enemigos derrotados.

Fundaron Tenochtitlán en el siglo XIV, que, junto con Texcoco y Tlacopán constituyó una confederación de tres ciudades. (Si intentas aprenderte los nombres… te dolerá la cabeza, y te lo digo por experiencia). Este fue el origen del Imperio azteca, dirigido por el emperador, que ejercía el poder político y religioso.

La sociedad se organizaba en tribus divididas en grupos sociales.

La principal actividad económica era la agricultura, pero los aztecas destacaron también en la fabricación de cerámica y en la orfebrería del oro y plata.

Los aztecas adoraban a varios dioses. El más importante era Huitzilopochtli, dios del sol, al que ofrecían sacrificios humanos.

Fueron también grandes arquitectos. Levantaron ciudades amuralladas, palacios y templos, muchos en forma de grandes pirámides.

Categorías: AprenderGeografía e historia

Alexandru Theodor Muntenas

Estudiante de la ESO en el IES Montevives. Miembro del Área de Altas Capacidades del IES Montevives y percusionista en la Banda Municipal Las Gabias. Aprender es una pasión : 9

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar