|

Una época de prosperidad

A partir del siglo XII, la producción agrícola creció en Europa. Aumentó la superficie cultivada porque se desecaron pantanos y se talaron árboles. Además, en algunas zonas se implantó la rotación trienal de cultivos, que dejaba en barbecho una tercera parte del campo.

Se introdujeron nuevas técnicas de cultivo que facilitaron el trabajo agrícola:

El incremento de la producción agrícola permitió disponer de más alimentos, y, por tanto, reducir las hambrunas y mejorar la salud de las personas.

Esto dio lugar que la mortalidad disminuya, la natalidad aumentase y la población europea creció mucho.

Desarrollo comercial y la banca

El crecimiento de la población aumentó las necesidades de productos y provocó la aparición de un mayor número de artesanos. Las manufacturas textiles eran las más importantes.

El comercio también experimentó un gran desarrollo a partir del siglo XII. Existían dos grandes rutas marítimas:

  • La ruta del Mediterráneo. Unía las ciudades españolas e italianas con los puertos musulmanes y bizantinas.
  • La ruta del Atlántico y del Báltico. Comunicaba los puertos portugueses y del Cantábrico con las ciudades flamencas de Brujas y Amberes, las alemanas de Hamburgo y Lübeck, y las rusas Riga y Novgorod

Los mercaderes se reunían periódicamente en ferias, a las que llegaban productos de todas partes. Las más importantes fueron las de la región francesa de Champaña.

La expansión del comercio trajo nuevas técnicas financieras. Muchos viajes comerciales empezaron a financiarse a crédito y aparecieron las letras de cambio.

El auge de las ciudades

Ciudades, burgueses y fueros

A partir del siglo XI, en Europa, las antiguas ciudades crecieron y se fundaron ciudades nuevas. Esto fue debido a varias causas. Esto fue debido a varias causas:

  • Las inovaciones agrícolas unidas al incremento de la población provocaron excedente de mano de obra en el campo. Muchos campesinos emigraron a las ciudades.
  • Otros campesinos marcharon a las ciudades para escapar de la servidumbre. Ya que si pasaban 1 año en la ciudad perdía su condición de siervo.
  • Los mercaderes se instalaban en las ciudades en busca de protección

El habitante de las ciudades se denominaba burgues. El término se designó a los habitantes del burgo, es decir, los habitantes que vivían comerciantes y artesanos, y más tarde, pasó a designar a todos los habitantes. Pero también habían habitantes judíos y musulmanes, que vivían en barios separados. Los barrios dónde vivían los judíos se llaman juderías o aljamas y los barrios dónde vivían los musulmanes se llaman morerías.

Muchas ciudades estaban sometidas a un señor feudal, pero los burgueses lucharon para gobernarse a sí mismos. Cuando una ciudad lo conseguía, el rey les condecía un fuero, un documento en el que se estipulaban los derechos.

Cada ciudad tenía su propio Gobierno. Inicialmente estaba formado por una asamblea de todos los vecinos. Posteriormente, las asambleas se «jubilaron» y aparecieron los ayuntamientos o concejo, presidido por un juez y los alcaldes y formados por regidores. Con el tiempo, el concejo quedó en mano de las familias más ricas.

Los artesanos y los gremios

Los gremios

A partir del siglo XIII, la artesanía tuvo un gran desarrollo por el crecimiento de la población y de las ciudades. Esto produjo una mayor demanda de productos artesanales.

Los artesanos de un mismo oficio se juntaban haciendo gremios y nadie podía dedicarse a ese oficio si no pertenecía a ese gremio. El objetivo de los gremios era ayudarse entre sí y evitar la competencia de los que no habían demostrado estar capacitados para realizar ese trabajo.

Cada gremio realizaba un estatuto. En él se establecían unas normas de derechos, obligaciones y normas de los asociados.

Además, se ocupaban de la asistencia de los artesanos y de sus familias. Los asociados pagaban unas cuotas y con esos ingresos se atendía a los enfermeros, las viudas y a los huérfanos. En ocasiones, los gremios creaban hospitales

Las mujeres eran admitidas en los gremios solo en raras ocasiones, por ejemplo, cuando eran viudas

La actividad artesanal

Los artesanos se dedicaban a actividades diversas. Había tejedores, zapateros, orfebres, carpinteros, panaderos…

Realizaban su trabajo en pequeños talleres situados en la casa del propietario. También en el taller se llevaba la venta al público de los productos.

Generalmente, los artesanos que se dedicaban a la misma profesión vivían en la misma calle. Por ello, estas acababan teniendo el nombre del oficio.

Los oficios artesanales

Los artesanos seguían una carrera profesional bien definida que constaba de tres grados:

  1. Cuando un joven quería aprender un oficio, este firmaba un contrato con un artesano y este se convertía en su aprendiz. Trabajaba para él y no recibía ningún salario. Cada taller tenía un aprendiz, que vivía en la casa del maestro y era mantenido por este
  2. Tras su formación, el aprendiz se convertía en oficial y recibía un salario por su trabajo
  3. Cuando un oficial se instalaba por su cuenta, pasaba a ser maestro tras realizar una obra maestra o una pieza de calidad. Era dueño del taller, herramientas y materias primas. Obtenía beneficios y era el responsable de las pérdidas de actividad

La renovación de la cultura

El auge de la vida urbana tuvo importantes efectos en el mundo cultural. El más evidente fue el desarrollo arquitectónico; se construyeron iglesias, catedrales, lonjas, ayuntamientos y palacios. Pero tuvo también otras consecuencias.

Las escuelas urbanas

Los burgueses que vivían en las ciudades deseaban que sus hijos adquiriesen saberes útiles para los negocios y el gobierno. Por eso aparecieron las primeras escuelas urbanas. Gracias a ellas, accedieron a la cultura más personas, por lo que los miembros del clero dejaron de ser los únicos instruidos.

Estas escuelas dependían del obispado o del ayuntamiento.

Las escuelas catedralicias o capitulares

Son escuelas que dependían del obispo. En ellas solo podían impartir sus enseñanzas los maestros con licencias que concedía el obispado. Se impartían estudios de carácter religioso, fundamentalmente.

Las escuelas municipales

Como el nombre lo indica, son escuelas creadas y dirigidas por el ayuntamiento. En ellas, también se impartía materias relacionadas con la religión, pero, además se impartían clases de lectura, escritura, contabilidad, etc.

En ambos tipos, destacó la figura de maestro profesional, que se desplazaba de una ciudad a otra para impartir sus enseñanzas, seguido, aveces, por sus discípulos.

Estas escuelas no admitían mujeres. Mientras estudiaban, los alumnos adquirían la condición temporal de clérigos, por lo que llevaban tonsura (Se rasuraban la coronilla)

La literatura y filosofía

La mayor libertad que había en las ciudades despertó el interés por leer obras literarias que no fueran de carácter religioso. Por ello, surgieron nuevos libros de nuevos géneros, como los libros de caballería, la poesía lírica o los cantares de gesta.

Ejmplo de estas obras son el Amadís de Gaula, la Chanson de Roland, El Poema de Mío Cid…

Muchas de las nuevas obras literarias se escribieron el lenguas vulgares, que, de esta forma, comenzaron a sustituir al latín.

Además, se redescubrieron las obras de los filósofos de la Antigüedad, especialmente Aristóteles, que llegaron a la Europa cristiana a través de traducciones árabes. El filósofo Tomás de Aquino se inspiró en Aristóteles e intentó conciliar la fe cristiana con la razón

El nacimiento de las universidades

La gran abundancia de maestros y estudiantes que formaban las escuelas urbanas, decidieron juntarse como un gremio, al igual que sucedió con los demás oficios, para defender su autonomía y sus privilegios. De esta forma surgieron las universidades (no eran considerados centros de estudios, sino una asociación gremial).

La universidad en facultades. Eran cuatro, Artes Liberales, Medicina, Derecho y Teología… Cada facultad estaba dirigida por un decano y la cabeza de la universidad se encontraba el rector. Generalmente, los profesores fueron miembros de las órdenes mendicantes, que sustituyeron a los seglares.

Durante el siglo XIII, en muchas ciudades europeas se crearon universidades. Los más destacados y prestigiados fueron los de París (Francia), Oxford (Inglaterra) y Bolonia (Italia).

La consolidación de las monarquías

El fortalecimiento del poder real

Desde el siglo XII, los reyes europeos fortalecieron su poder frente a los señores feudales. Esto es posible gracias a varios factores:

El reforzamiento del poder real hizo que el emperador del Sacro Imperio fuera perdiendo poder. Al mismo tiempo, se afianzaron las granes monarquías en Europa.

El gobierno de los reinos medievales

A partir del siglo XII, los reyes europeos comenzaron a convocar Cortes o Parlamentos para buscar el apoyo de las ciudades y rebajar el poder de la nobleza. Sus funciones principales eran establecer nuevos impuestos y aprobar gastos extraordinarios para sufragar guerras.

Los Parlamentos alcanzaron diferentes grados de poder según los reinos. En algunos, como Castilla, las cortes se limitaban a aprobar lo que pedía el monarca. Pero en otros, como Aragón, alcanzaron un gran poder y el rey debía contar con su aprobación para llevar a cabo diversas tareas del gobierno.

Los enfrentamientos los reinos

El fortalecimiento del poder real y la creación de los primeros ejércitos estables tuvieron como consecuencia el incremento de los enfrentamientos tanto en el interior de los reinos como entre diferentes Estados.

Los reyes medievales intentaron extender sus dominios. Muchos conflictos tenían su origen en disputas sucesorias, que se producían cuando dos o más monarcas se enfrentaban por obtener el trono.

La pretensión del rey Inglés de heredar el trono francés dio origen a la guerra de los Cien Años [1337-1453] (Aunque realmente duró 116 años), que enfrento a Inglaterra y a Francia durante más de un siglo y acabó con la victoria del rey francés Carlos VII. En esta guerra destacó Juana de Arco.

Otros conflictos estaban provocados por el deseo de imponer fronteras claras. Durante la Edad Media, había muchos territorios que no pertenecían a nadie, y las fronteras entre los reinos no estaban muy definidos.

Los monarcas también enfrentaban a nobles poderosos que no querían reconocer la autoridad real.

La división de la cristiandad

A las luchas por el territorio se unieron las luchas religiosas, que enfrentaron a los países europeos.

En 1378, a la muerte del papa Gregorio XI, los cardenales de Roma eligieron como sucesor a Urbano VI, Sin embargo, un grupo de cardenales decidió nombrar a otro papa distinto, Clemente VIII. De esta manera, la cristiandad quedó dividida, pues unos reyes apoyaban a un papa y otros al otro. Este enfrentamiento se le conoce con el nombre de Cisma de Occidente.

A principios del siglo XV llegó a haber tres papas diferentes. Para arreglar este caos, fue necesaria la convocatoria de un concilio. En él, los tres papas fueron depuestos y se eligió a uno nuevo, Martín V. Así finalizó el Cisma de Occidente.

La crisis del Siglo XIV

El crecimiento que tuvo lugar en Europa entre los siglos XI y XIII dio paso a una profunda crisis en el siglo XIV.

Los problemas de la agricultura

Durante la primera mitad del siglo XIV, Europa atravesó una etapa de un gran incremento de precipitaciones, que tuvo como consecuencia la perdida de varias cosechas.

Además, el crecimiento de la población en siglos anteriores obligó a una intensa explotación de los suelos agrícolas, que se agotaron.

Las malas cosechas, el agotamiento de los suelos y la falta de innovaciones técnicas que incrementaran los rendimientos provocaron la subida de los precios y la crisis de abastecimiento en las ciudades. Las hambrunas se generalizaron y la desnutrición se extendió.

El aumento de los conflictos derivados del fortalecimiento del poder de los reyes provocaron numerosas guerras, tanto internas como entre los diferentes reinos. La más destructiva y prolongada fue la guerra de los Cien Años.

Los reyes alistaron en sus ejércitos a campesinos. Como gran parte de las batallas tenían lugar en primavera y verano, época de la siembra y la cosecha, los campos quedaban sin atender (por que los campesinos fueron alistados en el ejército). Además, las guerras provocaron un incremento de la mortalidad y la destrucción de las cosechas.

Para compensar la disminución de los ingresos causada por la pérdida de las cosechas y la destrucción de las guerras, adivina que, los reyes, nobleza y la Iglesia incrementaron los precios.

Ahora llega la parte interesante. La escasez de los alimentos y las subidas de los impuestos ocasionaron numerosas y violentas rebeliones campesinas contra los señores feudales.

En casi todas las ciudades europeas hubo también revueltas urbanas, en las que los grupos más desfavorecidos pedían mejoras en los salarios y las condiciones de trabajo.

La peste negra

Puede que te suene la peste negra, pero fue una enfermedad horrible. Entre 1348 y 1352, Europa sufrió una terrible epidemia de PESTE NEGRA. La enfermedad se cebó sobre la población con malas condiciones. Como consecuencia, la mortalidad fue elevadísima.

La peste se originó en ASIA, y los barcos mercantes genoveses la trajeron a EUROPA. Se extendió por el continente con gran rapidez. (Creo que ya sabes por qué). Las ciudades fueron las más afectadas, debido a la aglomeración de la población y a que la peste se difundía a través de las pulgas de las ratas.

¿Qué provocaba esta enfermedad?

Esta enfermedad provocaba fiebres elevadas escalofríos y bubones o inflamaciones de los ganglios linfáticos. Causaba la mierte en muy pocos días.

En un periodo de cinco años murieron entre 20 y 25 millones de personas, la cuarta parte de la población Europea.

Además, las epidemias de peste se repitieron en sucesivas oleadas hasta 1490.

La arquitectura, escultura y pintura gótica

La arquitectura

El arte gótico tuvo un marcado carácter urbano. El crecimiento de las ciudades provocó un importante desarrollo arquitectónico para cubrir las necesidades urbanas.

Una nueva forma de construir

En la segunda mitad del siglo XII, algunos maestros constructores franceses comenzaron a aplicar novedosas soluciones técnicas en las iglesias para hacerlas más grandes, más altas y más esbeltas.

Aquí tienes un ejemplo:

Imagen de ddzphoto en Pixabay

Así surgió un nuevo estilo artístico, el gótico, que muy pronto se difundió desde Francia por toda Europa.

Frente a la robustez y al predominio del muro de las construcciones románicas, (¿No sabes a que me refiero? Haz Clic Aquí) los maestros del gótico realizaron edificios esbeltos, casi etéreos, en las que las ventanas aumentaron en número y en tamaño. ¿Por qué? Gracias a estas nuevas técnicas arquitectónicas:

Gracias a estas técnicas ya no era necesario construir gruesos muros y pudieron abrirse grandes ventanas. La luz entraba hasta el interior, tamizada por vidrieras de colores. Destacaba el rosetón, sobre la puerta principal o las de ambos lados del crucero.

Las plantas también se transformaron. Obviamente conservaron la forma de cruz latina, pero las cabeceras se volvieron poligonales en vez de semicirculares.

La catedral

Aunque en la época del gótico se construyeron edificios civiles, ayuntamientos o palacios, la catedral se convirtió en el edificio más representativo. Incluso surgieron rivalidades entre las ciudades por construir la catedral más grande y más alta.

Esta es la catedral gótica más grande del mundo, y de hecho está situada en Sevilla, España.

Catedral de Santa María de la Sede By Ingo Mehling – Own work, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=37545223

La catedral era el centro y la imagen de la ciudad. En su interior no solo se llevaban a cabo ritos religiosos, sino que en ella se reunían los gremios y los Gobiernos Municipales antes de que se construyeran los ayuntamientos.

La escultura naturalista

El naturalismo es el rasgo más destacado de la escultura gótica. Los escultores trataron de crear imágenes más naturales. Por ello, los personajes se relacionaban entre ellos, los rostros transmitían sentimientos y las actitudes y los gestos eran más realista (No como en la escultura románica que las esculturas no expresaban nada). En este realismo dio lugar a la aparición de los primeros retratos de nobles y burgueses.

Las esculturas seguían siendo policromadas (es decir, con muchos colores), pero, a diferencia de las esculturas románicas, expresaban un mayor movimiento.

Como no, predominaban los temas religiosos y la función de la escultura también era didáctica. No obstante, ese dios implacable se sustituyó por uno de aspecto más amigable, capaz de sufrir.

Aunque la escultura siguió adaptándose al marco arquitectónico, fue adquiriendo importancia la escultura exenta. Se desarrollaron la escultura funeraria, los retablos y las sillerías.

Imagen procedente de unProfesor.com

Una pintura más cercana a la realidad

La apertura de grandes ventanas en los muros de los edificios góticos provocó un retroceso de la pintura mural. Solo en algunos países, como Italia y España continuó siendo importante.

Al principio los ejemplos más destacados de la pintura gótica fueron las miniaturas y las vidrieras de las catedrales. Más tarde, adquirieron relevancia la pintura sobre tabla y, especialmente, los retablos.

Como no, la temática principal seguía siendo la religión. No obstante, se comenzó a desarrollar el retrato.

Las técnicas fueron el temple y el óleo.

La pintura trató también de buscar ese naturalismo como en la escultura y la sensación de movimiento. Los colores eran muy ricos y se solían dorar parte de las composiciones.

También se comenzaron a realizarse paisajes en los fondos de las pinturas

Categorías: AprenderGeografía e historia

Alexandru Theodor Muntenas

Estudiante de la ESO en el IES Montevives. Miembro del Área de Altas Capacidades del IES Montevives y percusionista en la Banda Municipal Las Gabias. Aprender es una pasión : 9

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar