|

El imperio de Carlos V

En 1516, Carlos I, hijo de Juana la Loca y Felipe el Hermoso, heredó de sus abuelos maternos el título de emperador y extensos territorios en Centroeuropa.

Carlos nació y se educó en Flandes. Por ello, cuando llegó a España en el año 1517 situó a los principales puestos de gobiernos a consejeros flamencos, lo que supuso luego un problema. En 1519, su abuelo, el emperador Maximiliano de Austria, murió y Carlos presionó a las Cortes castellanas para que le concedieran dinero para ser reconocido como emperador. En 1520, Carlos partió hacia Alemania, donde fue coronado emperador con el nombre de Carlos V.

Pero eeeh,,, Alex, entonces Carlos I y Carlos V es la misma persona? Pues sí.

Tras la marcha del rey, estalló en Castilla la revuelta de las Comunidades. Los rebeldes exigían que el dinero castellano se empleara en las necesidades del reino, una mayor participación de los castellanos del gobierno y que el rey estableciera su residencia en Castilla. El rey, con ayuda de la alta nobleza, derrotó a los comuneros en 1521 De forma casi paralela, en Valencia y Mallorca, aprovechando la ausencia del rey, estallaron las Germanías, pero resultaron en vano estas revueltas. Pero aun así, gracias a eso, Carlos I cambió su forma de gobernar.

La monarquía Hispánica de Felipe II

En 1556, Carlos I abdicó y dividió sus posesiones: cedió el título de emperador y todos sus territorios austriacos a su hermano Fernando y entregó las posesiones españolas, italianas y flamencas a su hijo Felipe. A los territorios que había heredado de su padre, Felipe II añadió en 1518 el reino de Portugal y sus dominios en África, Asia y Brasil. En ese año, el monarca portugués murió sin herederos y Felipe II reclamó sus derechos al trono por ser hijo de una infanta portuguesa. El Imperio de Felipe II se convirtió en el más poderoso de su época. El monarca gobernaba desde Madrid, la ciudad donde estableció la corte, pues consideraba que España era el centro de su monarquía. Y de aquí viene el nombre de Monarquía Hispánica. Sin embargo, los intentos centralizadores llevados a cabo produjeron una intensa oposición en algunos de los reinos que componían la Monarquía. Entre todos, destacó la revuelta de Aragón en 1519 en defensa de sus fueros, relacionada con el caso del secretario de Felipe II, Antonio Pérez. Felipe II fue el gran defensor del catolicismo frente al islam y frente a la expansión de la Reforma protestante. Así reforzó el papel de la Inquisición y prohibió la entrada en España de libros extranjeros y la salida de estudiantes españoles a otros países. La defensa del catolicismo le llevó a tener que enfrentarse a la sublevación de los moriscos de Granada en el año 1568. Aunque oficialmente eran cristianos, se sospechaba que solo una minoría se había convertido realmente, por lo que fueron perseguidos por la Inquisición.

Los problemas financieros ?

Mantener un imperio de tales dimensiones suponía unos enormes y constantes gastos. Por esa razón, tanto Carlos I como Felipe II tuvieron que afrontar graves dificultades para financiar sus políticas. España recibía grandes cantidades de oro y plata procedentes de América. Además los monarcas aumentaron los impuestos. Aun así, estos ingresos no fueron suficientes para pagar los gastos, por lo que se recurrió al endeudamiento, que cada vez fue mayor. Por ello, Felipe II se vio obligado a declarar varias bancarrotas (suspensión del pago de las deudas por la imposibilidad de hacerles frente)
Categorías: AprenderGeografía e historia

Alexandru Theodor Muntenas

Estudiante de la ESO en el IES Montevives. Miembro del Área de Altas Capacidades del IES Montevives y percusionista en la Banda Municipal Las Gabias. Aprender es una pasión : 9

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar